Carmen Berenguer

Santiago de Chile, 1946. Poeta, ensayista y cronista chilena. Su primer poemario corresponde a Bobby Sands desfallece en el muro (1983), libro auto editado que expresa en sus páginas el sufrimiento y el desgarro del poeta y revolucionario irlandés Bobby Sands, quien fallece en 1981 luego de más de sesenta días de huelga de hambre en la cárcel de Maze, Irlanda. Tan sólo dos años después, Carmen Berenguer publica en Chile este breve diálogo fraternal con Sands, en el cual hace uso de la palabra poética para hablar de la prisión, de sus ideales y convicciones, de la impotencia y el desorden mental que producen el hambre, el encierro; realidad que no distaba mucho de la del sinnúmero de personas víctimas de la represión por la dictadura en aquellos años. Siempre consciente de la realidad que se vivía en Chile, en 1986 publica Huellas de siglo, cuyos poemas están situados en la ciudad de Santiago de Chile, un referente que atraviesa toda su poesía. Tanto en Huellas de siglo como Bobby Sands desfallece en el muro, son las paredes las que se impregnan y se tiñen de significado. Muros, manchas que son memoria al igual que el cuerpo, que también se ensucia, se desgasta, se degrada por el paso del tiempo y la llegada de la muerte. Por su parte, A media asta (1988) es el poemario que profundiza el tema del cuerpo desde la perspectiva de la mujer y el erotismo. La bandera está presente en su título como representación de la Patria, como ese símbolo femenino que adquiere un significado mayor que el de representar una Nación. Es el duelo —nuevamente la muerte se asoma entre sus versos— expresado por múltiples voces femeninas. Este primer periodo poético se encapsulará en una sola publicación: La gran hablada (2002) e incluirá una versión definitiva de ese Bobby Sands del año 83, además de Huellas de siglo y A media asta. Un segundo periodo en la poesía de Carmen Berenguer es encabezado por Sayal de pieles (1993), trabajo que se sirve de la palabra poética para retorcerla, jugar con ella y su significado. El lenguaje pareciera desintegrado, vacío, pura sonoridad, ideas que en Naciste pintada (1999) conecta con el tema del maquillaje, Poesía y sonoridad, mujer y maquillaje, serán los temas fundamentales de este segundo periodo que se reflejan con mayor claridad en su último trabajo, el más extenso de todos los que han publicado hasta la fecha. Más tarde publica mama Marx (2006), La casa de la poesía (Editorial MAGO, 2008), Maravillas pulgares (2012) y Venid a verme ahora (Editorial, MAGO, 2012), un recorrido actualizado por casi treinta años de su poesía. Durante este periodo hay un paso desde una poética de la ciudad —completando el trabajo iniciado en Naciste pintada, donde Brenda, prostituta del puerto, es el protagonista—, hacia una poética del objeto, de los nimio. Del Puente del Arzobispo y Plaza Italia, pasamos al pelo y las trenzas. Temas que se expresan en un lenguaje acotado pero cargado de significado. Para completar la importante trayectoria de Berenguer, es preciso mencionar los ensayos Escribir en los bordes (1990) y La mirada oculta (1994). Por otro lado, su obra ha sido adaptada en numerosas ocasiones al formato audiovisual. También ha sido recopilada en variadas antologías como Poesía Territorio Actual, Mujeres Poetas de Chile (1998); Une Antologie (2004); Poesía Chilena Desclasificada (1973-1990), (2005-2006); Onomatopeya. Lecturas de Poesía. Vol. 1 (Editorial MAGO, 2008). Además había trabajado como editora y colaboradora de las revistas Hoja X Ojo y Al Margen. En el año 1987 organizó el Primer Congreso de Literatura femenina y en 1997 obtiene la beca John Simon Guggenheim junto a otros reconocimientos, como el premio del Consejo Nacional del Libro en el año 2002. Sin embargo, no fue hasta el año 2008 que resultó ganadora del Premio de Poesía Iberoamericana Pablo Neruda, convirtiéndose en la primera autora chilena en Adjudicárselo. Finalmente, es importante mencionar que su obra ha sido traducida al inglés, sueco, francés e iraní.