Lee un ebook de muestra

Compatible con:
  • iPhone
  • iPad
  • Teléfono Android
  • Tablet Android
  • Kindle
  • Kindle Paperwhite
  • Kindle Voyage
  • Kindle Fire
  • NOOK
  • Windows Phone
  • Microsoft Surface
  • e-reader
  • Windows
  • Mac
  • Linux

Altazor o el viaje en paracaídas

(934 Evaluaciones)
Publicado por nlibros
Edición de enero de 1931
Categorías: Poesía
$11.99 USD $0.99
Comprar Comprar Regalar
Formatos ePub y Kindle (Mobi)
Ahorras un 92%
¿Es para otra persona? Regalar
Garantía nlibros 100%

Libros digitales de alta calidad compatibles con: Kindle, iPhone, iPad, Android, NOOK, e-reader, PC, Mac

  • Pago seguro
  • Descarga inmediata
  • Soporte

Resumen

Altazor o el viaje en paracaídas es la obra cumbre del poeta chileno Vicente Huidobro, publicada en Madrid en 1931. En esta obra Huidobro expone un lenguaje que rompe los esquemas clásicos, lo que se inserta dentro del movimiento vanguardista llamado Creacionismo, que se desarrolló en el primer tercio del siglo XX, el cual fue iniciado por Hiudobro. El poema está dividido en siete "Cantos" antecedidos por un prefacio, los cuales fueron reescritos en numerosas ocasiones durante años. Es por ello que el Canto I, el Canto II y los restantes presentan temáticas aparentemente disímiles entre sí. El Canto I es el más largo, con casi setecientos versos, y también el más estructurado. Su contenido es de corte metafísico, y en él el poeta se representa como «Altazor». El Canto II, en cambio, es una oda a la mujer. Los Cantos III al VII, finalmente, buscan jugar con la progresiva desarticulación del lenguaje y sus límites expresivos.


Detalles del producto


Última actualización: enero de 2016

ISBN13: 9789569819070

NID: YJRG-825337


Reseñas


Nicolás
27/03/2016

Una lectura de una tarde que me llevó al infinito, palabras que se derriten al pronunciar, versos llenos de vida que te dejan impresionados. No se que decir sobre este libro... fue perfecto,me alegró la tarde, el día, la semana, el mes, el año... Es alucinante como el autor juega con las palabras con las metáforas y como te hace sentir y te transmite los sentimientos de una manera especial y única. (El canto VI es el mejor)


Dey Jengibre
13/11/2015

Rebosante de imágenes muy elocuentes. Es el tipo de libro que se revisita y que se gana nuevos espacios en cada reencuentro.


María Greene
11/10/2015

QUÉ PRECIOSURA DE LIBRO. Tengo un ejemplar en mi velador desde tiempos inmemoriales (bueno, desde mi adolescencia, tampoco exageremos, es que me puse poética, jaja). Puedo, incluso, citar algunos fragmentos de memoria, especialmente del canto 2, que sospecho que es el favorito de muchos. Ah, es que es tan romántico, "¿Irías a ser ciega, que Dios te dio esos ojos? Te pregunto otra vez". Yo creo que lloro si alguien me dice eso en la vida real y ahí si que me quedo ciega de a de veras.

ME ENCANTA cómo al final, en el poema, se va volviendo loco. Es terrible, pero lindísimo. ME ENCANTA el simbolismo, cómo en los últimos cantos va inventando palabras mezcladas (eso es GENIAL) y cómo al final, cuando ya pierde la chaveta, va diciendo cualquier cosa... es una metáfora tan clara de, cómo al abandonar esta existencia, quizá, o la conciencia... no se necesita el lenguaje. Es tan... tan inteligente.

Cuando chica, encontraba esa última parte ridícula. Ahora me gusta recitarla en voz alta. Tiene cierta resonancia. Espero que Vicente Huidobro no haya sido, secretamente, miembro de alguna secta satánica o algo así, y yo esté haciendo conjuros sin saberlo, jaja, porque yo lo recito de lo lindo, y a voz en cuello. Jajaja.

Creo que este poema en siete cantos, aunque un poquitín presuntuoso, es PERFECTO. Y ME ENCANTA, por último, que aquí en Chile haya un premio importante llamado "Altazor" en su honor, en vez de "Very important prize" o cualquier otra cosa en inglés a la moda que, vamos, podría ser.

Qué delicia de libro. Lo seguiré recitando, de cuando en cuando, hasta el final de mis días. Atormentaré a los que estén conmigo o los traeré al lado claroscuro de la locura, o de la felicidad. Es difícil saber.


Rocío Escobedo
20/05/2015

¡Qué bello es nuestro idioma! Me encantó. Huidobro si que sabe hacer uso de nuestro idioma, la fluidez, las palabras... Que hermosura!


José González olavarría
11/11/2014

las 5 estrellas van por el primer canto


Kristle Caroline
05/10/2014

Palabras mágicas pero extremadamente complicado.


Luz Le Dantec Lippi
23/07/2014

Me robó el corazón, excelente para leerlo y releerlo cada vez que se necesita un poco de poesía para vivir!


anaïs
25/06/2014

Sublime juego poético ❤


Isabella
14/02/2014

¡Genial! Si empiezas no puedes parar hasta que llegas al final. Sublimes asociaciones que llevan hacia el apoteosis creativo final.


Gina
08/10/2013

El mejor, sublime, una joya


Loreto
29/09/2013

se ganó mi respeto.


Pliyo Senpai
20/07/2013

Me encanta.


Carolina Estrada
05/05/2013

Altazor le recuerda a uno lo que es vivir y tomar al lenguaje como firma de vida. La caída de Altazor es la ascención sublime que todos debemos hacer alguna vez en la vida.


Cataluna
29/03/2013

Otro libro que me cambió la vida


Jorge Gómez
03/11/2012

Obra magistral de Huidobro, sin dudas, yo me quede muy corto para leer esto. Es un complicado poema de amor, que explora la riqueza del lenguaje, la exquisita rima, y el sonido poetico. Ademas, tiene unas citas geniales.

Mi favorito es el Canto IV, menos coherente que el I y el II y mas que el VII, pero algo tiene que me encanto.


Ricardo Suasnavar
09/07/2012

Uno de los mejores poemas en español que he leído. La presencia de las ilusiones perdidas, la demolición de mitos y del lenguaje mismo y la valentía verbal lo convierten en una obra indispensable.


julieta
05/01/2012

Huidobro lleva nuestra lengua a lugares sublimes. Un poema en siete cantos, donde cuenta la historia de Altazor, o quizás de si mismo. Hermoso.


Oscar
23/09/2009

el poema más impresionante y màs intenso que conozco.


Emiliano
14/10/2016

Cuatro estrellas porque el prefacio y el primer canto son increíbles y merecen la pena ser rescatados de los otros cantos que son juegos de palabras y sonidos o que no mantienen una continuidad con lo estipulado en el prefacio.


Federico Trejos
04/01/2013

En definitiva el avant garde que mas respeto, aprecio y admiro. No es surrealista porque no va inventando canalizando o dejandose llevar, sino DICE las cosas, con un sentido y forma y proposito, de una forma magica y única. Antes yo amaba el salvaje oleaje de ideas e imagenes del surrelaismo, del cual recomiendo una version doble de Dedalus books, pero ya como que me canse, aunque si sorprende mucho, cualidad esencial literaria, pero Huidobro no marea digamos con sus imagenes, sino que como mago del lenguaje lo va llevando a sus mundos y constelaciones. Asi parecida pero en prosa fluida y un poco mas enigmatico es temblor de cielo, muchas imagenes e historias dentro de historias, dificil de comprender en PRIMERA lectura pero. Altamente recomendado.


Alejandro Jiménez
20/03/2016

Poesía de irrefutable y envolvente musicalidad hecha de melancólicos vacíos emocionales y pletóricas oquedades visuales, al final más que colmados/ saturados unos y otras.


Marcelo Sanchez
06/03/2016

La primera vez que lo leí, lo detesté. Pero a mucha gente parecía gustarle, así que decidí darle una segunda oportunidad.
Este es un libro de siete cantos y un prologo, no esperes historia ni continuidad alguna. Recomiendo leerlo mientras caminas en círculos para evitar que tu mente entré en un extraño tipo de letargo al no poder retener ni procesar lo que acaba de leer. La escritura va desde un fluido desorden hasta un desparramado caos. Las palabras que no son palabras aumentan en frecuencia a medida que avanzas en el libro y terminan en un simbólico mar de sonidos sueltos, con olas y todo.
Es un libro difícil de leer, su mayor propósito es evocarte imágenes, a veces lo logra y a veces no. Hay metáforas que se pierden sobre si mismas y algunas que no vale la pena traducir. (Le puedo dar todos los significados posibles, pero no puedes esperar que disfrute leer 190 lineas sobre un molino). Es bueno saber que esto existe y que se pueden hacer cosas como esta con palabras, pero algo muy distinto es disfrutarlo y eso es más difícil.


Eduardo Sangarcía
19/02/2008

El prefacio y los dos primeros cantos poseen pasajes de alta poesía; el resto me parecen burdos juegos de palabras.
Prefiero mil veces Temblor de cielo.