Lee un ebook de muestra

Formatos:
  • ePub auto-ajustable
  • Mobi (Kindle)
Compatible con:
  • iPhone
  • iPad
  • Teléfono Android
  • Tablet Android
  • Kindle
  • Kindle Paperwhite
  • Kindle Voyage
  • Kindle Fire
  • NOOK
  • Windows Phone
  • Microsoft Surface
  • e-reader
  • Windows
  • Mac
  • Linux

El cementerio más hermoso de Chile

(2 Evaluaciones)
Publicado por Editorial Cuarto Propio
Edición de mayo de 2008
Categorías: Poesía
USD $7.99
Comprar Comprar Regalar
¿Es para otra persona? Regalar
Garantía nlibros 100%

Libros digitales de alta calidad compatibles con: Kindle, iPhone, iPad, Android, NOOK, e-reader, PC, Mac

  • Pago seguro
  • Descarga inmediata
  • Soporte

Resumen

El poeta y marinero Christian Formoso había nacido en el año de gracia de 1571 cerca del fuerte Tucapel, en las provincias de Chile, fruto de unos amores prohibidos entre un fraile dominico y la hija natural de un escribano en bancarrota de Santiago de Nueva Extremadura. El apellido se había generado por un malentendido. Cuando Inés de Arenas, su madre, lo llevó a presencia de su padre natural, el fraile dominico Joaquín de Quezada, para que éste al menos lo bautizara pues no podía darle su apellido de sacerdote respetuoso de los interdictos y decretos canónicos, más aún de su fuero eclesiástico, ella insinuó que le dieran el de Fermoso, porque como toda madre, y sobre todo madre primeriza y en extremo joven, ya que a la sazón sólo contaba con dieciséis años, encontraba a su vástago el más hermoso que podía existir entre los hijos, naturales o no, que poblaban estas tierras y así quería consignarlo. El nombre de Cristián lo había preferido a todos los otros piadosamente cristianos tales como José, Juan, Lucas, Mateo, Paulo o Pedro, porque deseaba que su hijo se transformara con los años en un fiel servidor del Cristo, nuestro Señor, por obra y gracia no sólo de un destino ansiado por su madre y acorde a los santos oficios del padre sino que por la propia determinación de su nombre tan cercano al redentor. Pero el fraile, con el nerviosismo característico de los pecadores a punto de ser descubiertos por las máximas autoridades eclesiásticas y además por sus fieles a los que regularmente estaba atemorizando con las penas del averno, turbóse en la bendición de nombre y apellido cuando dijo con voz temblorosa: In nomini Patrís Figli et Spirítu Sanctus ego baptizote Formoso Cristián, corrigiendo apresuradamente, luego de una carraspera incómoda y aguda: Christian Formoso, quedando el vástago con un nombre provocado por la equivocación, como la mayoría de los infantes nacidos en medio del secreto y de la premura, y al que el escribano de turno le realzó la h de la rectificación, como si con eso quedara aún más entrelazado al Christus Rex de las latinas escrituras. - CRISTIÁN VILA RIQUELME, Fragmento de El Bergantín del Irredento.


Detalles del producto


Última actualización: diciembre de 2017

ISBN13: 9789562607391

NID: CJAM-561285