Lee un ebook de muestra

Compatible con:
  • iPhone
  • iPad
  • Teléfono Android
  • Tablet Android
  • Kindle
  • Kindle Paperwhite
  • Kindle Voyage
  • Kindle Fire
  • NOOK
  • Windows Phone
  • Microsoft Surface
  • e-reader
  • Windows
  • Mac
  • Linux

Incompetentes

(67 Evaluaciones)
Publicado por La Pollera Ediciones
Edición de noviembre de 2014
Categorías: Novelas
$13.00 USD $4.99
Comprar Comprar Regalar
Formatos ePub y Kindle (Mobi)
Ahorras un 62%
¿Es para otra persona? Regalar
Garantía nlibros 100%

Libros digitales de alta calidad compatibles con: Kindle, iPhone, iPad, Android, NOOK, e-reader, PC, Mac

  • Pago seguro
  • Descarga inmediata
  • Soporte

Resumen

“Incompetentes” cuenta la historia de Laura y algunos de sus amigos, jóvenes expulsados del sistema escolar que, tras la toma de su colegio, alargan todo lo posible la estadía en él, temerosos de volver al orden oficial. “Comenzamos a distinguirnos con el tiempo, apenas como un brillo imperfecto: el niño que no llevó la corbata, ese que hace una mueca de disgusto en la foto grupal. No había que ser un genio para advertir nuestra presencia, después de todo ¿qué niño de seis años demuestra flojera y mala voluntad? Quizás soy demasiado benevolente. Es obvio que no podían anticiparse a nuestro fracaso. ¿Cómo iban a anticiparse a algo que no estaba escrito en ninguna parte? Ellos mismos lo inventaron”.


Detalles del producto


Última actualización: septiembre de 2016

ISBN13: 9789569203244

NID: FGKV-080566


Reseñas


Daniela Martinez
09/09/2016

En una sociedad donde los jovenes son moneda de cambio, este libro retrata el bandono de todo un grupo que lucha por encontrarle sentido a la vida mientras conviven en la toma de un colegio. Un colegio jaula de límites expansivos hast los lugares más recónditos de toda una sociedad. Vale la pena.


Antonia Urrutia
27/05/2016

"Supongo que, de haber estado atentos, pudieron adivinar qué pasaría con nosotros, pero los adultos nunca están realmente atentos. A lo largo de nuestra infancia, mientras vivíamos con nuestros papás, parecía que éramos como los demás. Los mismos vestidos impecables, exactamente las mismas trenzas apretadas. Los imagino ahora, comentando que fuimos curiosos, tiernos para comernos, y seguro lo éramos.

Comenzamos a distinguirnos con el tiempo, apenas como un brillo imperfecto: el niño que no llevó la corbata, ese que hace una mueca de disgusto en la foto grupal. No había que ser un genio para advertir nuestra presencia, después de todo ¿qué niño de seis años demuestra flojera y mala voluntad?

Quizás soy demasiado benevolente. Es obvio que no podían anticiparse a nuestro fracaso. ¿Cómo iban a anticiparse a algo que no estaba escrito en ninguna parte? Ellos mismos lo inventaron."

Jumbitos para Constanza.


Rodrigo Curicó Fernández
19/12/2014

Si un libro me hace imaginar lugares y personas sin saber que estoy imaginando lugares y personas, entonces ese libro lo consiguió. 4 jumbitos para la emergente Gutiérrez y a la espera de su próximo trabajo.


Denisse
30/05/2017

Constanza siempre escribió bien, muy por sobre los otros blogueros de hace diez años. Este libro es una consolidación, y es mucho más que talento, porque talento sería desmerecer su perseverancia y su trabajo, todo lo que ha hecho para construirse como escritora. Me gusta, porque se siente precisa en las frases y es MUY graciosa cuando se lo propone; domina el relato y eso es bacán. A esto le sumo una habilidad para tirar reflexiones importantes quitándoles el peso que se merecen, para que queden a juicio del lector, o eso me pareció, y me dejó con ganas de seguir leyendo trabajos suyos, que es lo mejor que te puede pasar cuando dejai de leer el libro de alguien, encuentro.


Sebastian Uribe
10/06/2016

Novela corta, en cuyas páginas su novel autora plasma de forma precisa y directa un microscosmos donde reina la marginalidad y el desamparo de un grupo de chicos jóvenes. Más tarde escribo una reseña más completa.


Marisol García
18/12/2015

El humor es descreído y agudo; el de alguien menor y más perdido que tú, pero a quien estás dispuesta a acompañar en su queja. Esa causticidad reviste reflexiones profundas porque se aplica también a asuntos que importan mucho, como la amistad o los planes de vida.

**********

Sabemos que mantenernos aquí, encerrados, es perpetuar la estadía en el margen que nuestros padres y profesores nos habían impuesto. Pero resulta que nos gusta el margen,que ya no nos importa nada. Cuando eres rechazado por cinco colegios y tu mamá te tira del pelo para ir a dar la prueba a un sexto, pierdes el interés. Sabes que reprobarás. Ya no te importa ni el estudio, ni los amigos que tenías en tu antiguo colegio, ni nada que no sea fumar pitos antes de entrar a la sala.

Algunas noches no hacemos la fogata y subimos al techo a mirar la ciudad. Los perros aúllan y nos morimos de pena. Yo suelo ser la primera en bajar a acostarme, alegando que tengo sueño. En realidad voy a ver cómo está el Opa, que a estas alturas es mi único amigo en este lugar.


Gabriel Pinto
10/09/2015

Me gustaron las sutiles referencias a "El señor de las moscas" y los capítulos XXXII y XLII. Ah, y obvio que yo que salí de un colegio cuico y hippie, también me sentí identificado con muchas de las cosas que no hablan (o dejan de hablar) algunos personajes.